Feb
25
2011

A JUANA NUNEZ ORTEGA

Scritto da Salvatore Ultimo aggiornamento (02 Marzo 2011)
PDFStampaE-mail

A JUANA NUNEZ ORTEGA [Granada] (de 82 annos)

Querida Juana escribo esta como respuesta a tu tan lindo poema adonde me hablas de tu corazon y de los tus sentimientos. Tambien el mio no creer que sea tan diferente.”


"Scusa per il mio spagnolo ma è tutto quello che so, di meglio non sono riuscito a fare. Scusa ancora"

 

 

CORAZON

 

Mi corazon, facil bersallio esposto

a las flechias de Cupido,

siempre abierto a cada sentimento

y a las palpitaciones de amor.

Casita caliente, por calientes tormentos.

Corazon…

Que despierto recibias cada aliento

de melanconicas suavidades

y de penosas y duras soledades,

no dormir porque ahora

me adverto que el malo tiempo,c

los dolores y los valores que se huin

de las mentes, la indiferencia

i otros peligros, las ingordias

y la decadencia te ponen en peligro

de endureces antes de el tempo.

Y si tambien tenes razon,

soporta, si no queres acerte piedra

tambien tu.

 

Seghi tu a dar continuidad a todo

lo que de bueno te a pasado

porque fuera fuerte tu pegar

y te alegraias expresonando vida

cuando brillavan los ojos

encendidos de concolacion y de amor.

 

No ovides ni siquiera el dolor,

las falsedades, las angustias y las rabias

que te ponian en melanconia,

tambien esto a servido algo.

 

Tu, corazon que en mi pecho

has cum creencia acompanado

esto tu misero dueno,

mitad romero, mitad artista,

siempre en busca de gloria y de alimiento

por el mundo, tal vez egoista.

No, tu no has visado,

ma has entendido

todos los sacrificios y el peso

tranportado sobre mis hombros,

y has entendido tambien el calor

de alguna lagrima de mala ventura,

que bajando de my cara

se parava muerta a tu lado,

y tu cantavas afinando la desperacion.

 

Y en tierras lejanas donde el sol

amanecia al rebes, cunado,

por el mar tempestado,

tu recibias con fiereza, como my cara

los befetones increibles

de la agua salada, y el viento

endurecia la alma de vigor..

 

Y cuando lejania y nostalgia

tomava el puesto de cosas mas serenas,

no se por que,

nosotros pensavamos a mama,

y nos parecia de verla amasar el pan

por la noche obscura, y parecia

de entender rodar el rodillo

sobre la mesa antigua

de madera encina, pesado,

consumada en algun lado

mas que un otro.

Y nos pareciad de ver tambien my padre

segar el trigo a pecho desnudo,

 

crocido de sol, com su blanca cabeza,

seco y muscoloso y sus manos

callosas y tan grandes

a confronto de su estatura.

 

Corazon, cuantas cosas te han pasado

en este trozo de vida,

cuanta miseria mirada

en vuelta por el mundo.

Los gitanitos de Velencia

de una Espana misera y franchista,

escudrinando a manos desnudas

entre la basura, para buscar

algunas cascaras de manzana

y pedazos de carne masticada.

Los ninos de America Latina

com la ambre pintada encima,

ahi… corazon que pena.

Ninos a mbrientos de cinco anos,

en Napoles, pediendo

pegados a la pierna

de opulentos marineros americanos.

.

Descheredados de Africa orientale,

pequenos con el ventre hinchido

a desmedida, sustentado a esfuerzo

desde dos flacas piernitas, y lo ojos

que parecian fuera de la cabeza.

En India, los muertos por ambre

y por miseria, abandonados

en la carreras y recogidos

de bajo de los tempios de Budda.

Sobre oro, debajo pobreza.

Contemplando la huella espumosa

a popa, navegando

hacia nuevos puertos, con tigo,

corazos triste y amargado,

algunas gotas de mar

llegavan a my cara y robavan,

si robavan, dos lagrimas.

solamente dos lagrimas perdidas

en un oceano de indiferencia.